Reunión padres/ madres.

Se convoca a padres/ madres a una reunión el próximo jueves, 30 de Septiembre, en la sede del Real Club Náutico de Motril (Puerto) a las 18.30 de la tarde.
En dicha reunión se abordará fundamentalmente la situación actual en la que nos encontramos y, sobre todo, las posibles soluciones para continuar con la actividad deportiva de la Sección de Natación durente la presente temporada (entrenamientos, horarios, posibles lugares de entrenamiento, calendario provisional de competiciones…).

Otro día más…

Hoy me levanto y, como cada mañana desde hace unas semanas, lo primero que hago es mirar el cielo aprensivo, por si aparecen algunas nubes. Como si fuera un agricultor preocupado por si el granizo se carga la cosecha.

 

Después de mi jornada matutina de trabajo, en la que cuando encuentro un minuto libre vuelvo a mirar la página del AEMET para ver si hoy podremos nadar o no, me dirijo por la tarde a la piscina. Mientras lo hago pienso en el video que tuvo a bien recuperar de la videoteca de Telemotril nuestro amigo Feixas: una entrevista a un servidor, con 12 añitos. En ella (1994) yo pedía nada más y nada menos que una piscina cubierta para Motril para poder nadar en los meses de invierno. Siento un deja vu bastante comprensible.

 Mientras me acerco a la piscina voy paralelo al nuevo carril-bici, y me da que pensar en las peculiaridades de mi deporte. Quítale la pista a los atletas, ellos podrán correr, a las malas, por el campo o las avenidas. Quítale el césped al campo de fútbol, a las malas pueden entrenar en campos de tierra (con todas las pésimas condiciones que se quieran, pero pueden). Quítale hasta los aros a las canchas de baloncesto, a las malas entrenas físico, táctico… o te haces unas canastas con una farola y una papelera.

 Quítale la piscina a un nadador y podrá sentarse en el suelo y esperar.

La bendición y la maldición de la natación es que tienes que aprender a moverte en un medio diferente al tuyo, casi como estar en otro planeta. La mayoría del entrenamiento de un nadador (incluso de uno de élite internacional) consiste simplemente en aprender a moverse por ese mundo, con sus propias leyes físicas, de manera efectiva. De nada sirve el gimnasio, la carrera, el yoga o lo que uno pueda imaginarse, si no se puede nadar. Es como si al ciclista le quitas la bicicleta.

 En fin, llego a la piscina y aparco en un sitio lo menos ocupado posible por cristales rotos. Salgo del coche, intento evitar las trampas pegajosas de ron Almirante y refresco de cola del Lidl y entro en la piscina (la de 50 metros descubierta, se entiende). En la terraza el padre de una nadadora está con una escoba intentando limpiar aquello de cristales. A pie de piscina me encuentro a un compañero curándole un corte en la mano a una niña de 10 años, que al intentar salir del agua se ha apoyado en un trocito de lo que era una botella de Pálido.

 

Todavía faltan 15 minutos para que mi grupo, que es el de lo mayores, empiece a entrenar, así que me dedico a observar a los chavales que son el futuro del equipo (se supone). Un pequeñín que abulta menos que un gato necesita ir al servicio. Tiene que salir de la piscina, dirigirse a los aparcamientos e ir a los aseos que han puesto a disposición de los que van por las noches con la sana intención de beberse hasta el agua de los floreros. Como una ginkana gore..

 Terminan de entrenar los pequeñines (muy a su disgusto, quieren estar toda la tarde) y toca cambiarse y vestirse, así que van a sus nuevos vestuarios: detrás de las papeleras, a la vuelta de una esquina, escondidos tras las toallas que sostienen sus compañeros… Lo típico, vamos.

Le toca el turno a los mayores, que se tiran al agua a hacer los primeros metros. A diferencia de otras veces, no tardan mucho en empezar, porque son conscientes de que como el entreno se alargue un poco, nos metemos de lleno en la noche, donde la temperatura cae como un meteorito. 

Y yo, mientras oscurece (algunos de los nadadores se han salido antes de tiempo, pues ya tenían los labios morados), preocupado por si mañana mismo se habrá acabado la temporada o no, sigo empeñado en lanzar telepáticamente mis deseos: que por fin se restablezca todo y estos personajes puedan dedicarse a este deporte, o que, por lo menos, lo del maldito calentamiento global sea totalmente cierto e inmisericorde y este año estemos en manga corta hasta Navidad…

Motril continua sin piscina cubierta

Aunque parezca mentira continuamos sin saber absolutamente nada de cuando volveremos a tener piscina cubierta en nuestra localidad. Nadie nos dice nada, nadie nos reune para explicarnos la situación, nadie nos da ánimos o una luz al final de este tunel por el que estamos atravesando, nadie nos ha ofrecido ayuda y lo realmente lamentable es que después del trabajo realizado estos años de atrás la natación deportiva motrileña se puede ir al “garete”.

Sabemos que en la piscina cubierta sigue sin haber absolutamente nada de movimiento, no han comenzado esas obras tan maravillosas.
Algo bueno es que por ahora el tiempo nos está acompañando y, los técnicos, nadadores y padres estamos cruzando los dedos para que el frío entre lo más tarde posible y podamos aguantar el máximo tiempo en la piscina descubierta.

Esta tarde tendremos una reunión con el Ayuntamiento de Almuñecar para intentar conseguir piscina para que nuestros deportistas al menos puedan mantenerse y no pierdan el contacto con el agua. Próximamente convocaremos una reunión a todos los padres/madres para establecer un plan hasta que podamos volver a funcionar con normalidad.

Tenemos constancia de que existen multitud de usuarios desencantados con esta situación, estaría bien que entre todos se tomara alguna iniciativa porque de lo que estamos realmente seguros es de que en una localidad como Motril, tiene que haber ALGUIEN que pueda hacer ALGO para arreglar esta situación.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Este fin de semana salía en el diario Ideal una noticia sobre la situación que estamos viviendo todos los que nos dedicamos a los deportes acuáticos en piscina.

Noticia de ideal

No hemos publicado nada porque aún no tenemos nada claro; sabemos que todavía no han empezado las obras en la piscina municipal y, aunque se dan fechas orientativas, sinceramente  ya no nos creemos nada de nada. Lo único que sabemos es que nos estamos moviendo para intentar nadar cuando empiece el mal tiempo en alguna piscina cubierta cercana para que nuestros deportistas puedan tocar agua mientras dure esta situación. Probablemente el Área de Deportes habilitará esta semana la piscina descubierta municipal de 50 metros para poder entrenar tanto los que nos dedicamos a la natación como la gente del clubde waterpolo mientras el tiempo acompañe. 

Es totalmente lamentable que una localidad como Motril se quede sin instalaciones de piscina cubierta.

Os pedimos desde aqui a todos (padres, madres, nadadores, amantes del deporte, familiares, medios de comunicación, personas con resposabilidades políticas, etc.) que, en la medida de vuestras posibilidades, presioneis para que esta situación se solucione lo antes posible.

 

Comienzo de temporada.

El próximo lunes día 6 de Septiembre comenzaremos a entrenar con un “horario provisional” en la Piscina descubierta del Real Club Náutico de Motril dado que estamos a la espera de la culminación de una serie de obras en la Piscina Municipal que esperamos estén para Octubre. Lo antes posible  se convocará una reunión para todos los y las componentes de la Sección de Natación explicativa respecto al funcionamiento a llevar durante la presente temporada.

Los horarios provisionales serán los siguientes:

De 16.00 a 17.00

Grupo de benjamines que comienzan por primera vez esta temporada.

Grupo de benjamines que el año pasado estaban con Gema. 

De 17.00 a 18.15

Grupo de benjamines niños del 2000 y niñas del 2001 que estaban la pasada temporada con Jose Urquizar.

Grupo de alevines niños nacidos en los años 1998 y 1999 y niñas nacidas en los años 1999 y 2ooo.

De 18.15 a 20.00

Resto de grupos (Infantiles, Junior y Absolutos).